Antes y después: Cómo decorar el exterior de una casa | Luminal Park
Artículos en la cesta: 0

Antes y después: Cómo decorar con luces el exterior de una casa

¿Te encantaría llenar de luces la casa de campo pero no sabes ni por dónde empezar? ¡No te preocupes! Echa un vistazo a nuestras propuestas para iluminar este refugio de montaña

A veces no nos damos cuenta cómo la luz es capaz de transformar cada espacio, cada ambiente. Las luces llenan de vida muebles, objetos de decoración y toda una casa.

Sin luces tampoco podríamos imaginar una boda. Una cena romántica sin velas o la luz tenue se queda sólo en una reunión de amigos. Una Navidad sin luces se convierte es una fiesta triste para recordar a los que ya no están con nosotros.

Porque la luz no transforma los objetos sino el modo en el que nosotros los miramos.

No sé si sabéis que el año pasado la palabra de moda fue 'hygge', un concepto danés expresar el placer de estar en casa, solos o con nuestros seres más queridos pero en todo momento acompañados de la luz adecuada. Por ello no es raro comprobar que los daneses sean los europeos que más gastan en velas.

Sin embargo, la mayoría de las veces todo ésto se queda en palabras: Es muy fácil decirlo pero ¿cómo hacerlo? En ocasiones porque no encontramos el momento para pararnos y reflexionar sobre decoración. Otras, porque transformar un espacio a base de luces no es fácil de imaginar, y más cuando se parte de cero.

Por eso en Luminal Park intentamos daros continuamente propuestas que os sirvan de lanzadera para darle un toque de originalidad a vuestro hogar o al lugar de un evento. Luces con las que poder contar historias.

Pensando en esto he rebuscado entre todas nuestras fotos para enseñarte nuestros antes y después de distintos ambientes que decoramos para un evento, exactamente una casa de montaña.

Una casa de montaña antes...

Casa de montaña antes de decorar con luces navideñas

Esta casa rural a los pies de la montaña fue el lugar elegido para celebrar una fiesta privada. Los ingredientes ya eran buenos, así que nuestras luces sólo tenían que hacer resaltar la belleza de la madera y la estética de las montañas. Queríamos contar la historia de un cuento de Navidad ambientado en un pueblo austriaco. Tratar de despertar la magia para sorprender a los invitados.

Y nos pusimos manos a la obra. Y decoramos y redecoramos hasta que llegó la noche. Y entonces se encendieron las luces.

...y después.

Casa de montaña decorado con luces navideñas

¡Guau! Exclamaron todos... y nosotros aún al verla. Sigue leyendo para saber cómo lo hicimos.

Para darle luz y color a la casa usamos luces cálidas en diferentes formas:

La suerte corría a nuestro favor y el fuego sin duda fue nuestro aliado.

La casita del jardín antes...

Caseta de jardín antes de decorar

Delante de la casa a la izquierda teníamos una caseta donde se encontraban los servicios. Un rincón un poco separado del ambiente principal, ideal para crear una ambiente más íntimo que a su vez nos permitiría contagiar con nuestra historia luminosa el resto del terreno.

Los invitados no tendrían porqué estar todos concentrados en el jardín principal sino que también podrían encontrar distintas zonas donde sentarse y charlar con un poco más de intimidad sin sentirse fuera de la fiesta.

...y después...

Caseta de jardín decorada con faroles, velas Led y estalacticas con lucecitas

Para iluminar este rincón y convertirlo en un lugar mágico elegimos:

¡Cuántas luces! ¡Cuántas fotos! ¡Cuántos besos!

...y también.

Caseta de jardín decorada con una rama de luces Led 

Pero cuando se decora no siempre tienes las ideas claras desde un principio.

De hecho, inicialmente escogimos optamos por una imagen más sobria sólo para indicar el camino a la caseta del baño con una rama luminosa que se enredaba en el árbol.

Al final la descartamos ya que vimos el potencial de esta zona de confidencias y porque preferimos darle otro uso a la rama...

La verja de palos de madera antes...

Verja de palos de madera en una casa de montaña

Pero las historias no pueden dejar de contarse, deben transmitirse. Por eso no podíamos decorar con luces sólo dos zonas y el resto dejarlas sin nada. Hubiese sido una historia con lagunas, sin cohesión.

Una de las zonas que también iluminamos fue esta verja de palos de madera. Rodeaba la finca. Muy auténtico todo, pero daba esa imagen de dejado y viejo. Decididamente necesitaba un poco de luz.

...y después.

Rama de luces para decorar la verja de separación entre casas

Y se hizo la luz y la verja rejuveneció.

Una nueva imagen para un día especial en el que nuestra rama de luces fue el lazo que cierra los paquetes de regalos.

Al final clientes contentos. Invitados sorprendidos. Y nosotros... satisfechos por el trabajo hecho.