Terrazas con encanto: cómo iluminar | Luminal Park

Una terraza con encanto para noches especiales

Recetas ricas y luces mágicas para hacer una fiesta de cumpleaños un momento inolvidable. Descubre cómo poner la mesa para una decoración de verano y crear un telón de fondo sorprendente

Una terraza bonita en la ciudad con vistas al mar y la familia reunida alrededor de una mesa: es verano y como cada año nos reencontramos para celebrar juntos los cumpleaños de mi hermano, hermana e hijo que caen casi en las mismas fechas.

“I Compleanni®” (Los cumpleaños, en italiano) se ha convertido en casi una marca registrada por nosotros. Una fiesta de guardar como la Navidad. Las vacaciones de seis familias giran en torno a esta cena de verano a la que ninguno puede faltar sin importar si viven en otra ciudad o continente. Por ello la preparación empieza con meses de antelación.

Este año además hay algo más: ¡mi marido y yo celebramos 25 años de casados!

Así que en vez de reunirnos en la casa de campo de los abuelos que ha visto crecer tres generaciones (y a nosotros casarnos), en esta ocasión tan especial hemos invitado a todos a casa para una cena en terraza apenas restaurada.

Aunque es un evento programado, la cena de los Cumpleaños es sobre todo informal con un menú italiano que refleja la variedad de los orígenes y gustos de todos los familiares: pasta con legumbres, bruschetta con atún y tomate, hummus con crudité de verduras y paté de caballas. Para beber una buena botella de vino tinto y sangría con un espumante.

ricette per festa in terrazza

En el caso de la tarta seguimos la tradición de ya 50 años: un simple bizcocho que nos gusta a todos, grandes y pequeños.

Terraza iluminada de fiesta

Cumpleaños en terraza: cómo poner la mesa

Mesas decoradas originales se ven muchísimas en Pinterest, pero a mi no me gustan las cursilerías que según mi punto de vista son adornos de mesa y basta, no tienen utilidad ni significado emocional.

Yo quiero que nuestra mesa tenga gusto a familia y enfatice nuestra historia. De manera que mi decoración centro de mesa se traduce en dos soperas antiguas que me regaló mi abuela como ajuar de bodas. Y fue ella quien me enseñó a usarlas como florero. La verdad, una idea genial y refinada al mismo tiempo.

Para nuestra fiesta de cumpleaños en la terraza he elegido las hortensias que mi abuela había plantado en la casa de campo, que por primera vez no nos verá allí reunidos.

Para que se vean bien incluso cuando se haga de noche, he colocado al lado de las flores tarros de cristal con guirnaldas de luces Led (tiene un pequeño portapilas que casi no se ve) que completan el estilo rústico y nos recuerdan a las tardes de verano en las que, alrededor de las hortensias, cogíamos luciérnagas que después metíamos en tarros de cristal y se la llevábamos a nuestro abuelo como si fuera un trofeo…

mesa veraniega preparada para una fiesta de cumpleaños

  • Consejo: las corolas de la hortensia pesan mucho. Por eso, para que no se caigan, yo he utilizado una esponja floral húmeda donde clavar los tallos y poder además controlar la dirección de las flores.

No he usado señaladores de sitio porque se trata de una cena informal e íntima con niños, perros y gatos que corren, y personas que no se ven en mucho tiempo. La ausencia de una decoración y un protocolo rígido facilita la conversación entre todos nosotros.

Creo profundamente que para socializar es mejor no presentar la comida ya cortada: una tabla para cortar el fuet o una cuña de queso marca la diferencia. “La mejor manera para hacer que nuestros invitados se sientan a gusto -sobre todo si son tímidos- es darle algo que hacer, que se sienta útiles”. Esto me lo enseñó mi tía, experta en la organización y anfitriona de fiestas. Ella personalmente ha  aprobado mi particular manera de poner la mesa en la terraza.

Prácticamente consiste en ofrecer la comida en platos antiguos, algunos pertenecientes a la familia, otros comprados en mercadillos. Platos de distintos colores pero todos dentro del mismo estilo...

platos para una cena de verano en la terraza

... y a la vista una cesta con la cubertería de plata (también regalo de bodas de mi abuela) y al lado los platos (nada de extraordinario sino aquellos que usamos todos los días), y vasos para el agua y el vino (también los de diario).

NUNCA usar los de papel o plástico: independientemente de que estoy en contra del usar y tirar por razones ecológicas, me parece horrible dar de comer en cosas que se doblan y destrozan en las manos, dando a entender que tus invitados no valen la pena de poner dos lavavajillas más.

Cómo iluminar y decorar una terraza bonita

También para iluminar la terraza he preferido recrear la atmósfera de nuestras fiesta en el campo: si los tarros de cristal con las luces resaltan la mesa principal y la de servicio...

luces de fiesta en terraza

... la magia la he logrado en la estructura del cenado. He enroscado cuatro ramas de luces flexibles como si fueran plantas enredaderas que echan pequeñas bayas luminosas. Parecen árboles de verdad de tres metros de altura con 36 ramas y un total de 288 Led, para una iluminación eficaz, discreta y muy romántica.

Han sido el objetivo de todas las miradas, incluso de los vecinos que me habían preguntado dónde comprarlas.

Fiesta en la terraza con familia y amigos

A lo largo del poyete he preferido colocar velas Led. Cerca del mar es imposible mantener encendida una vela más de un minuto, y con niños, perros y gatos que corren y juegan tener una llama encendida al alcance de la mano no es ni mucho menos la mejor idea. Las velas eléctricas se encienden con un interruptor que se encuentra debajo del vasito y tienen una llama Led que se ilumina dentro de sus paredes opacas con un efecto llama. El resultado es realmente bonito.

Y sí, también estas velas nos recuerdan nuestros años dorados en el campo. Una vez terminado el Corpus Christi se reciclaban todas las luces metiéndolas en todos los huecos de las verjas que rodeaban la plazoleta del barrio: un punto de encuentro fijo donde se celebraban comilonas y cenas después de la vendimia. Un mix entre lo sagrado y lo profano típico en la cultura del campo 🙂

terraza iluminada para una fiesta de cumpleaños

Cómo decorar la mesa para las cenas de verano

Fiestas a parte, como más disfrutamos la terraza a diario es con cenas al aire libre las noches de verano. No tenemos un jardín pero hemos creado un rincón bonito con las plantas altas (yuccas, limoneros, orejas de elefantes, palmeras, bambú y, nuestra nueva adquisición ¡una higuera!) por lo que a veces me parece poner la mesa para una cena en el jardín.

Me he acostumbrado a no usar mantel: me encanta comer directamente sobre la madera. Además de disfrutar de la vista y el tacto ¡no se mancha con el vino tinto o el helado de chocolate!

Si bien el menú de la noche de los Cumpleaños estaba prácticamente compuesto por recetas vegetarianas como gran parte de la familia, mis hijos son carnívoros. Por eso cuando mi hijo mayor viene a casa con su mujer y mi nieto encendemos siempre la barbacoa para comer un buen filete de ternera.

Siguiendo nuestro orígenes toscanos, nunca falta en la mesa una bruschetta con ajo, aceite y romero…

... y la “pappa al pomodoro” (plato toscano parecido a la sopa de tomate o al ajo caliente pero con un toque de albahaca). El pimiento chi lo dejamos a parte, sólo para los más mayores.

Como postre, en verano nos encantan las tortas de frutas, sobre todo las de melocotón. Se trata de una tarta rústica y muy fácil de hacer a base de pasta quebrada que se pliega para recoger en su interior frutas fresca y, para quien le guste, algunas especias.

Esta de la foto está hecha de harina integral y azúcar de coco con nectarinas, jengibre y pistachos.

Si un día cualquiera por la noche quiero cenar en la terraza con mi marido y los niños sé que no tengo que hacer nada de particular pero a mí me gusta que cada momento sea especial. Por eso tengo algunas ideas para decorar la mesa de forma práctica como por ejemplo colocar la fruta dividida por colores en boles que combinan con esa monocromía.

Me encantan los diseños de la artista lituana Aida Dirse y se ha convertido en un rito cada vez que vamos a la Bienal de Venecia. En Italia sólo vende unos pocos allí en una pequeña tienda.

En resumidas cuentas, se puede decir que cuando estamos sólo nosotros la decoración es del tipo “sin florituras pero con todo lo que nos gusta” y además ¡los adornos para la mesa se ven más bonitos a la luz de las velas!

También estas velas que he usado como centro de mesa son Led, de distintas medidas para crear un suave punto luminoso que llama la atención pero no cansa a la vista.

Como las pequeñas, tienen el interruptor en la base y además un bonus: cuentan con mando a distancia por lo que si las usas en cantidad y a menudo (por ejemplo sobre la chimenea, en el pasillo o en una estantería) se pueden encender todas a la vez en un segundo.

La zona del cenador sin embargo la he iluminado con dos guirnaldas de grandes globos colgantes de estilo vintage. Tienen todo el encanto de las bombillas retro y las ventajas de la tecnología Led. Los ingleses las llaman “market lights” porque además de llamar la atención deben ser útiles.

La luz cálida nos representa y crea la atmósfera íntima de una cena tranquila…

... incluso cuando hemos terminado de comer, beber y retirado la mesa.

terraza iluminada con bombillas vintage